Ambliopía u ojo vago, ¿qué es?

¿Qué es la ambliopía?

La ambliopía u “ojo vago” es una alteración en la que el ojo y el cerebro no funcionan a la par como deberían. Los niños que la padecen desarrollan buena visión en un ojo y no tan buena en el otro.

Es frecuente que los niños se acostumbren a este problema de visión y no se lo mencionen a los padres. Como consecuencia, es posible que su ambliopía no se diagnostique durante meses o incluso años. Los padres a menudo se preocupan por los malos resultados académicos o  porque su hijo tiene malas habilidades motoras. A veces, la solución es tan fácil como visitar al oftalmólogo . El tratamiento para la ambliopía se basa en corregir la forma en que el ojo y el cerebro trabajan juntos y fortalecer la visión. Es muy importante que se detecte de forma temprana, esperar o no obtener un diagnóstico adecuado podría provocar una pérdida de agudeza visual.

 ¿Qué sucede en la ambliopía?

Desde el nacimiento hasta aproximadamente los 8 años, los ojos y el cerebro de un niño forman conexiones vitales. Cualquier cosa que bloquee o difumine la visión en uno o ambos ojos puede ralentizar o prevenir estas conexiones.

Si eso sucede, es posible que el cerebro no reconozca completamente las imágenes vistas por uno o ambos ojos. Luego, el cerebro comienza a ignorar las imágenes que ve el ojo por lo demás sano, y el ojo se debilita y pierde fuerza de visión (agudeza). Este ojo se denomina entonces “amblíope”.

 ¿Qué causa la ambliopía?

Varias cosas pueden interferir con las conexiones normales entre el cerebro y los ojos y provocar ambliopía.

Uno de los problemas más comunes es el estrabismo. En esta condición, uno o ambos ojos se mueven hacia adentro, afuera, arriba o abajo. Cuando los ojos no se alinean, el ojo recto se vuelve más dominante. La fuerza de la visión del ojo recto permanece normal porque el ojo y su conexión con el cerebro funcionan con normalidad. Sin embargo, el ojo desalineado o más débil no enfoca correctamente y el cerebro ignora su señal, lo que eventualmente conduce a la ambliopía.

No todos los niños con ambliopía tendrán ojos bizcos o desviados; de hecho, muchos tienen ojos perfectamente rectos. Si es así, la ambliopía podría deberse a un problema anatómico o estructural que interfiere o bloquea la visión, como un párpado caído o una catarata.

Otras causas de ambliopía son hipermetropía severa, miopía o astigmatismo (una forma de visión borrosa). Estos problemas hacen que la visión se vuelva borrosa y son estas imágenes borrosas las que se envían al cerebro. Con el tiempo, el cerebro comienza a ignorar estas imágenes, lo que genera ambliopía en uno o ambos ojos.

Cuando un ojo ve con más claridad que el otro, el cerebro ignora el ojo borroso.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la ambliopía?

La mayoría de los niños con ambliopía no se quejan de problemas de visión. Con el tiempo, se acostumbran a tener buena visión en un ojo y mala visión en el otro.

A menudo, un padre o maestro puede darse cuenta de que un niño está luchando con un problema de visión, tal vez notando ojos cruzados, entrecerrar los ojos con frecuencia o inclinar la cabeza para ver mejor. Algunos niños tienen poca percepción de la profundidad y problemas para ver en tres dimensiones.

Los exámenes de la vista regulares realizados por los oftalmólogos y optometristas son una parte importante para encontrar cualquier problema en los niños.

¿Tiene cura la ambliopía? ¿Cómo se trata?

El tratamiento para la ambliopía implica obligar al cerebro a prestar atención a las imágenes del ojo amblíope o más débil para que la visión en ese ojo se fortalezca. Esto hasta ahora, se hacía con gafas, parches para los ojos, gotas para los ojos, cirugía o una combinación de estos. Ahora, gracias a Dicopt, la solución es mucho más simple y rápida. Los niños podrán tratar el ojo vago jugando a videojuegos de Realidad Virtual con los que ganarán agudeza visual en el ojo más débil. De este método que hemos desarrollado desde V-Vision podéis consultarnos, estaremos encantados de ayudaros.

 Los niños alcanzan la “madurez visual” alrededor de los 8 años; después de eso, los problemas de visión pueden ser más difíciles de tratar. Cuanto antes se diagnostique y trate la ambliopía, mayores serán las posibilidades de mejorar la visión y conseguir una agudeza visual correcta.

Conoce los casos de pacientes que se han recuperado de la ambliopía con Dicopt descargando el siguiente ebook