¿Cómo detectar ojo vago?

Como os contamos en nuestro post anterior, la ambliopía u ojo vago es un trastorno  del desarrollo en el que los ojos de una persona no funcionan correctamente juntos para producir una visión clara.

La ambliopía se manifiesta durante la infancia de un niño y a menudo ocurre en un ojo. En algunos casos, involucra una agudeza visual reducida en ambos ojos, lo que hace que el trastorno sea más grave. Cuando se detecta en las primeras etapas, la visión reducida se puede evitar casi por completo. Si no se trata, el ojo vago puede provocar problemas visuales a la larga por eso es muy importante conocer cuáles son los síntomas del ojo vago para detectarlo lo antes posible.

Síntomas de ambliopía

Los síntomas de la ambliopía a menudo se pueden confundir con otras deficiencias visuales. El momento crucial para diagnosticar la ambliopía es durante la infancia, antes de que la afección se agrave.

Para saber si un niño tiene ojo vago, es muy importante fijarnos es los siguientes síntomas/pautas: 

  •       Inclinación de la cabeza
  •       Un ojo que vaga hacia adentro o hacia afuera
  •       Ojos que parecen no funcionar juntos
  •       Mala percepción de la profundidad
  •       Entrecerrar los ojos para ver o intentar ver algo mejor

 

Como hemos dicho antes, el ojo vago puede confundirse con otras deficiencias visuales por lo que es muy importante fijarnos en si apreciamos algún cambio por sutil que sea en el comportamiento de los niños. Una pista que nos puede hacer saltar las alarmas es si se cubre uno de los ojos más frecuentemente que los dos o si jugando con el niño le tapamos uno de los ojos para realizar una tarea visual, disfrazada de juego, y le vemos incómodo. Esta sencilla prueba se puede hacer en casa sin ningún esfuerzo y en caso de apreciar algo anormal quizá es el momento de realizar un examen ocular completo.

Conoce los casos de pacientes que se han recuperado de la ambliopía con Dicopt descargando el siguiente ebook