¿Cada cuánto debo llevar a mi hijo a revisar su vista?

¿Cada cuánto debo llevar a mi hijo a revisar su vista?

Cuando ciertas habilidades visuales no se han desarrollado o están poco desarrolladas, el aprendizaje es difícil y estresante. Es posible que un niño no nos diga que tiene un problema de visión porque puede pensar que la forma en que ve es la forma en que todos ven. Los niños normalmente intentarán hacer el trabajo, pero con un nivel más bajo de comprensión o eficiencia.

 

¿Cómo puedo saber si tu hijo tiene un problema de visión?

Estos son algunos signos:

  • Frotarse los ojos o parpadear con frecuencia.
  • Periodo de atención corto.
  • Evitar la lectura y otras actividades cercanas.
  • Dolores de cabeza frecuentes.
  • Cubriendo un ojo.
  • Inclinar la cabeza hacia un lado.
  • Sostener los materiales de lectura muy cerca de la cara.
  • Un ojo gira hacia adentro o hacia afuera.
  • Perder el lugar al leer.
  • Dificultad para recordar lo que leyó.

Los problemas de visión no detectados ni tratados pueden provocar algunos de los mismos signos y síntomas comúnmente atribuidos al trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Debido a estas similitudes, los niños que presentan estos síntomas deben someterse a un examen de la vista completo con su médico de optometría para evitar un diagnóstico erróneo.

 

Exámen visual de vuelta al cole

Los cambios en la visión de nuestros son muy rápido durante sus primeros años de vida. Deberíamos cada año acudir a hacerles una revisión en condiciones normales. En caso de que el médico aprecie alguna anomalía, por supuesto, el examen visual deberá hacerse cuando el profesional indique.

Cuanto antes se detecte y se trate un problema de visión, es más probable que el tratamiento tenga éxito. Cuando sea necesario, el médico puede recetar un tratamiento que incluya anteojos, lentes de contacto y / o terapia de la vista para corregir los problemas de la vista.