El 5% de la población global no ve en 3D ¿Quieres saber por qué?

Alrededor del 5% de la población global tiene ambliopía que imposibilita la visión 3D.

Varios estudios han demostrado que más de la mitad de los adultos tienen algún problema de visión binocular y por tanto, podrían tener problemas para ver en 3D.

Muchas personas ven un mundo bidimensional o plano y no lo saben porque nunca han experimentado el placer de ver en 3D. Los problemas de visión como el estrabismo (giro de los ojos), la ambliopía (ojo vago) o las habilidades binoculares deficientes (los ojos se separan) pueden interferir con la capacidad de ver en 3D real. Para ver en 3D, los ojos deben trabajar juntos como para alinear las imágenes de cada ojo, luego el cerebro fusiona las imágenes y las convierte en una imagen tridimensional.

Cualquier película en versión 3D tiene dos imágenes proyectadas en la pantalla, cada imagen vista por un ojo. El cerebro fusiona las imágenes en una sola. Si los ojos no funcionan juntos, será muy difícil fusionar las imágenes para que sea posible verlas en 3-D.

Estos problemas de visión afectan a la vista, más allá que para ver películas en 3D. También afectan la percepción de la profundidad, la capacidad de saber dónde se encuentran los objetos en el espacio, la coordinación ojo-mano y el cuerpo del ojo para conducir y practicar deportes, y la eficiencia y comodidad de lectura. Con el tiempo, si los ojos no se coordinan y no funcionan juntos, el cerebro ignora una imagen para evitar ver la visión doble. Esto da como resultado ver un mundo plano.

Pero hay esperanza. Gracias a la terapia de visión, las personas que antes no podían ver 3D disfrutan de todos los efectos especiales que ofrecen las películas 3-D.